Reformas en nuestra legislación: compilación de las principales ordenes publicadas en Cuba durante el período de la intervención del gobierno de los Estados Unidos de América

Portada
Rambla y Bouza, 1905 - 524 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 28 - Las declaraciones, derechos y garantías que enumera la Constitución, no serán entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados; pero que nacen del principio de la soberanía del pueblo y de la forma republicana de gobierno.
Página 91 - ... de cualesquiera otras colectividades que tienen personalidad jurídica para adquirir y poseer bienes en los mencionados territorios renunciados o cedidos y los de los individuos particulares, cualquiera que sea su nacionalidad.
Página 17 - Cuba, impuestas a los Estados Unidos por el Tratado de París y que deben ahora ser asumidas y cumplidas por el Gobierno de Cuba.
Página 41 - La Constitución no podrá reformarse, total ni parcialmente, sino por acuerdo de las dos terceras partes del número total de los miembros de cada Cuerpo Colegislador.
Página 31 - Aprobar los nombramientos que haga el Presidente de la República, del Presidente y Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia; de los Representantes diplomáticos y Agentes consulares de la' Nación, y de los demás funcionarios cuyo nombramiento requiera su aprobación, según las leyes. 5?
Página 14 - ... las leyes, al poseedor pacífico de los bienes de todas clases de las provincias, municipios, establecimientos públicos...
Página 27 - No se impondrá jamás la pena de confiscación de bienes, y nadie podrá ser privado de su propiedad sino por autoridad competente y por causa justificada de utilidad pública, previa siempre la correspondiente indemnización. Si no precediere este requisito, los jueces ampararán y en su caso reintegrarán en la posesión al expropiado.
Página 18 - Cuba está limitada al tiempo que dure su ocupación en esta Isla; pero al terminar dicha ocupación aconsejarán al Gobierno que se establezca en la Isla que acepte las mismas obligaciones.
Página 11 - Su Majestad la Reina Regente de España, en nombre de Su Augusto Hijo...
Página 96 - ... á juicio de peritos, nombrados uno por cada parte, ó tercero en discordia por entrambas ; y no conviniéndose acerca de este nombramiento...

Información bibliográfica