Apuntes biográficos de D. José Joaquín Olmedo

Portada
imp.de J.P.Sanz, 1887 - 51 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 24 - Bolívar en la tierra arbitro de la paz y de la guerra. Las soberbias pirámides que al cielo el arte humano osado levantaba para hablar a los siglos y naciones; templos, do esclavas manos deificaban en pompa a sus tiranos, ludibrio son del tiempo, que con su ala débil las toca, y las derriba al suelo, después que en fácil juego el fugaz viento borró sus...
Página 20 - ... calor vivificante y continuo; algunas de las inspiraciones son originales; los pensamientos nobles y hermosos; el rayo que el héroe de usted presta a Sucre es superior a la cesión de las armas que hizo Aquiles a Patroclo. La estrofa 130 es bellísima; oigo rodar los torbellinos y veo arder los ejes; aquello es griego, es homérico.
Página 32 - Rey de los Andes, la ardua frente inclina, Que pasa el Vencedor. A nuestras playas Dirige el paso victorioso, en tanto Que el himno sacro la amistad entona, Y fausta la victoria le destina Triunfales pompas en su caro Guayas, Y en este canto espléndida corona.
Página 25 - Será perpetua ¡oh pueblos! esta gloria, Y vuestra libertad incontrastable Contra el poder y liga detestable De todos los tiranos conjurados, Si en lazo federal de polo a polo En la guerra y la paz vivís unidos. Vuestra fuerza es la unión. Unión ¡oh pueblos! Para ser libres y jamás vencidos. Esta unión, este lazo poderoso La gran cadena de los Andes sea, Que en fortísimo enlace se dilatan Del uno al otro mar...
Página 30 - Así mi musa un día Sintió la tierra huir bajo su planta Y osó escalar los cielos no teniendo Más genio que amor patrio y osadía. En la región etérea se declara Grande sacerdotisa de los Incas Abre el templo del sol: flores y ofrendas Esparce sobre el ara Ciñe la estola espléndida y la tiara: Inquieta, atormentada De un Dios que dentro el pecho no le cabe Profiere en alta voz lo que no sabe Por ciega inspiración.
Página 26 - La gloria y el destino Del venturoso PUEBLO AMERICANO, Yo me diré feliz, si mereciere, Por premio a mi osadía, Una mirada tierna de las Gracias, Y el aprecio y amor de mis hermanos, Una sonrisa de la patria mía, Y el odio y el furor de los tiranos.
Página 31 - Razón, ruego, amistad y .paz desdeña ; Triunfa al verse rogada, Y en ilusión y en arrogancia crece : Que rara vez clemencia generosa El monstruo del furor civil domeña, Y aun más los viles pechos escandece.
Página 15 - Siento que V. me recomiende cantar nuestros últimos triunfos. Mucho tiempo ha, mucho tiempo ha que revuelvo en la mente este pensamiento.— Vino Junín y empecé mi canto. Digo mal; empecé a formar planes y jardines; pero nada adelanté en un mes. Ocupacioncillas que sin ser de importancia, distraen; atencioncillas de subsistencia, cuidadillos domésticos, ruidillos de ciudad; todo contribuyó a tener la musa estacionaria. Vino Ayacucho, y desperté lanzando un trueno. Pero yo mismo me aturdí...
Página 21 - Permítame usted, querido amigo, le pregunte: ¿de dónde sacó usted tanto estro para mantener un canto tan bien sostenido desde su principio hasta el fin? El término de la batalla da la victoria, y usted la ha ganado porque ha finalizado su poema con dulces versos, altas ideas y pensamientos filosóficos.
Página 4 - Señor, Señor, el pueblo que te adora, Bajo el peso oprimido De tu cólera santa, gime y llora. Ya no hay más resistir : la débil caña Que fácil va y se mece, Cuando sus alas bate el manso viento; Se sacude, se quiebra, desparece Al recio soplo de huracán violento.

Información bibliográfica