Antología de prosistas ecuatorianos, Volumen1

Portada
Impr. del. gobierno, 1895
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 79 - ... es imposible que una cosa sea y no sea al mismo tiempo y en las mismas condiciones".
Página 130 - Chachapoyas, Moyobamba y Motilones exclusive, incluyendo, hacia la parte susodicha, los pueblos de Jaén, Valladolid, Loja, Zamora, Cuenca, la Zarza y Guayaquil, con todos los demás...
Página 180 - Hacienda os presentará la Convención concluida entre la República de la Nueva Granada y la de Venezuela sobre reconocimiento y división de los créditos activos y pasivos de Colombia. En...
Página 327 - Cajón de España, entonces, estampaba las luces y las sombras, los colores y las líneas de perspectiva, en sus primorosos cuadros, el diestro tino de Miguel de Santiago, pintor celebérrimo.
Página 319 - ... la abundancia de genio que enciende y anima su fantasía. Todos, y cada uno de ellos, sin lápiz, sin buril, sin compás...
Página 331 - Bartolomé, bajo la dirección de los padres de la Compañía de Jesús, y...
Página 58 - Neptuno entonces, descargándole un duro golpe con su tridente, «miserable soprano — diría— tú que pisas osado mi imperio, siente el formidable efecto, de mi indignación soberana» ; y como el coloso de Rodas, se sepultaría en los abismos del mar el gigante orgulloso. Hablando de asuntos grandes, es necesario hablar con grandeza. No abogo, Señor, aquí por la causa de España; y no porque España deje de ser dignísima de que el mundo entero hable por ella, sino porque en esta causa se...
Página xiii - Parece que se opone á competencia En Quito aquella Safo, aquella Erina , Que si doña Jerónima divina Se mereció llamar por excelencia , ¿Qué ingenio, qué cultura, qué elocuencia Podrá oponerse á perfecciones tales , Que sustancias imitan celestiales? Pues ya sus manos bellas Estampan el Velasco en las estrellas.
Página 320 - ... les oís el dicho agudo, la palabra picante, el apodo irónico, la sentencia grave, el adagio festivo, todas las bellezas en fin de un hermoso y fecundo espíritu. Este, este es el quiteño nacido en la oscuridad, educado en la desdicha y destinado a vivir de su trabajo. ¿Qué será el quiteño de nacimiento, de comodidad, de educación, de costumbres y de letras?
Página 328 - Podemos decir, que hoy no se han conocido tampoco los principios y las reglas; pero hoy mismo veis cuánto afina, pule y se acerca a la perfecta imitación, el famoso Caspicara sobre el mármol y la madera, como Cortez sobre la tabla y el lienzo.

Información bibliográfica