Historia de los reyes católicos C. Fernando y Doña Isabel, Volumen2

Portada
Impr. que fué de J. M. Geofrin, 1870
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 497 - Descripción del Túmulo y relación de las exequias que hizo la ciudad de Sevilla en la muerte del rey don Felipe Segundo, por el licenciado Francisco Gerónimo Collado.
Página 268 - ... de ser loada por siempre ? Allende de ella ser castísima é de tan noble é excelente prosapia é progenie , . . . . tuvo ella otras muchas excelencias de que nuestro Señor la adornó , en que excedió é...
Página 269 - Don Fernando y doña Isabel, por la gracia de Dios rey y reyna de Castilla, de Leon, de Aragon...
Página 44 - Bahia, e podemos decir que se comienza la Gran Tartaria desde Ungria, que son tierras que están, mirando desde esta Andalucía, por el derecho a donde sale el sol en el mes de los mayores...
Página 45 - Chanca e otros nobles caballeros que con él fueron en los viajes ya dichos., de donde yo fui informado y escribí esto de las Indias.
Página 9 - ... ella hacia la parte de una gran montaña que parecía que quería llegar al cielo, en medio de la cual montaña estaba un pico mas alto que toda la otra montaña, del cual se vertían...
Página 266 - Siguióse después de este gran terremoto y espantoso movimiento de la tierra, muchas fortunas y menguas que sintió España, muchos trabajos y hambres y pestilencias y muertes...
Página 45 - preguntaba a los indios si era isla o tierra firme, y como ellos son gente bestial y piensan que todo el mundo es isla y no saben qué cosa sea tierra firme, ni tienen letras ni memorias antiguas, ni se deleitan en otra cosa sino en comer o en mujeres, decían que era una isla»3.
Página 10 - Española, donde antes habia dejado la gente , á los cuales , por la bondad de Dios y por el buen saber del Almirante , venimos tan derechos como si por camino sabido é seguido viniéramos.
Página 11 - ... se podían salvar; en conclusión, que de los hombres ninguno se pudo tomar por fuerza ni por grado, salvo dos que se aseguraron é después los trajeron por fuerza allí.

Información bibliográfica