Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de su cargo, ¿qué debemos esperar todos los que, en cumplimiento de nuestra obligación, hemos hecho lo mismo y procuramos sin cesar, no sólo en los sermones y pláticas doctrinales, sino aún en las conversaciones familiares, ya públicas, ya privadas, hacer ver lo inicio del partido insurgente, para precaver á nuestros feligreses del contagio y animarlos al cumplimiento de sus deberes?

Ciertamente que si ahora no se destruye esta caterva de perversos, ningún ministro prudente juzgo que los espere, y más, viendo que irían contra sus personas, teniéndolos por sus mayores con: trarios; y así se verán en la precisión de abandonar sus destinos, considerándose perseguidos, y que su presencia de nada conduce á contener los excesos de los malos, ni á favorecer los justos procederes de los buenos.

Soy de sentir que aun es tiempo de dispensar, ó, á lo menos, contener á estos rebeldes insolentes, con una división de tropa, siquiera de 400 soldados, puestos en Ixmiquilpan con sus respectivos jefes, que los persigan con empeño; porque, de otra suerte, me temo que no sólo sea invadido este Curato, sino todos los del Mezquital; y aumentando así cada día más sus fuerzas los perversos, darán mucho más qué hacer después para contenerlos.

Dios Nuestro Señor guarde á Vuestra Señoría Ilustrísima muchos años. Actopan, septiembre 1. de 181.

Ilustrísinio señor, Doctor Jacinto Sánchez de Aparicio (rúbrica).

LV OFICIO DEL SUBDELEGADO DE ACTOPAN, D. LU

CAS FRANCISCO TAVEAU SOANFI, EN QUE PARTICIPO AL VIRREY QUE LOS INSURGENTES LLEVARON PRESO AL SR. VICARIO de YOLOTEPEC, Y PIDIO TROPA QUE RESGUARDARA AQUEL PUNTo.–19 DE SEPTIEMBRE DE 1811.

Exmo. Sr.:

Ayer, á las once de la noche, se arrojó una gavilla de insurgentes de los que están por el Cardonal y sus contornos, compuesta como de doscientos hombres de á pie y de á caballo, al pueblo de San Juan Bautista Yolotépec, de esta jurisdicción, y se llevaron preso al recomendable Presbítero Br. don Antonio Moreno, que estaba encargado de aquella Vicaría, al Gobernador de aquellos naturales, á un hermano de dicho Presbítero y á otros dos vecinos. La noticia de todo esto la tuve hoy á las siete de la mañana; y como estoy persuadido de que la falta del citado Bachiller Moreno nos prepara con proximidad muy malas resultas para esta cabecera y todo su distrito, porque el notorio y experimentado celo de aquel ministro, su actividad y continuas exhortaciones á los indios y demás gente de aquellos pueblos de su cargo, era sin duda una inexpugnable muralla que los mantenía en paz y en el conocimiento de sus deberes y firme resolución de no separarse de ellos y defender la justa causa, que hace temer, con mucho fundamento, gran trastorno, no sólo en aquellos feligreses que apacentaba, sino que, trastornados ellos, trascienda á mucha parte de los habitantes de toda esta jurisdicción, especialmente de los indios.

[graphic]

A más de esto, veo ya esta cabecera en cuasi declarado riesgo, porque uno de los presos que se llevaron anoche los insurgentes y le dieron libertad á la madrugada, me informa que, al dársela, profirieron aquellos que no temían diese aviso á este mi pueblo, pues por el día de mañana intentaban atacarlo; y aunque estas especies que virtieron 110 tengan más auténtica que su orgullo y altanería, debo, no obstante, hacer de ellas el mérito de un no muy infundado recelo, como la viva penetración de V. E. conocerá. Y me lo aumenta la justa consideración de que, aunque en este mi pueblo tenemos cortaduras y fosos en los parajes en donde ha sido posible, un pedrerito, que hasta ahora es el que se ha construído, y un general entusiasmo en las gentes de todas clases, conozco es todo esto muy poca fuerza para rechazar el crecido número de diez mil hombres, poco más o menos, que sé, por varios modos, tiene el enemigo, unidos y dispuestos para darnos el ataque; y lo que más debilita la poca fuerza referida, es la cuasi total carencia de armas, especialmente de fuego, con que nos hallamos, y también de pólvora,

Por todo lo expuesto, y de acuerdo con este vecindario, y especialmente de nuestro Cura párroco, Dr. don Jacinto Sánchez de Aparicio, pasan este celoso pastor, ansioso del bien y seguridad de sus ovejas, y los gobernadores de naturales de esta cabecera, y el del pueblo de Santiago, en calidad éstos como de diputados por los de los demás pueblos, á rendirse á las plantas de V. E. y poner en sus superiores manos este parte y la humilde representación que por sí hacen dichos gobernadores á V. E., contraído todo á suplicar, como suplicamos á su benignidad y justificación, se digne proveer este punto, ó el de Ixiniquilpan, de alguna división de tropa que pueda perseguir la expresada unión de enemigos que 110s circundan y hostilizan; y (uando no sea posible el que V. E. pueda remitir dicha división, á lo menos esperamos que para este de Actopan, nos envíe V. E. siquiera un corto número de tropa y algunas armas y acaso un artillero, para que todo esto ayude nuestra limitada fuerza y podainos ponerla en un estado regular, sirviéndose también V. E. mandar se nos remitan dos quintales de pólvora, si todo fuere de su superior agrado.

Dios guarde la muy importante vida de V. E. muchos y felices años. Actopan, 19 de septiembre de 1811.

Exmo. Sr.,
Lucas Franco. Taveau Soanfi (rúbrica),

Exmo. Sr. Virrey de esta Nueva España don Francisco Javier V-negas.

INDICE.

CO

Págs.

ADVERTENCIA .................. 7

V 1. Exhortación del Arzobispo de México, Dr. D. Francisco Ja.

vier de Lizana y Beaumont, a los habitantes de su diócesis.-24
de septiembre de 1810. ...

II. Edicto del Obispo de Michoacán, D. Manuel Abad y Quei-
po.—24 de septiembre de 1810. ... .... ... 20

ANEXO A. Decreto del Gobernador de la Mitra de Michoacán,

Lic. D. Mariano Escandón y Llera, Conde de Sierra Gorda,-16

de octubre de 1810. . . . . . . . . . . . . . . . . 27

Anexo B. Edicto del Arzobispo de México, Dr. D. Francisco

Javier de Lizana y Beaumont. -11 de octubre de 1810 . .. 29

· ANEXO C. Satisfacción que dió al pueblo cristiano el Goberna.

dor de la Mitra de Michoacán, Lic. D. Mariano Escandón y Lle-

ra, Conde de Sierra Gorda.--29 de diciembre de 1810. .. . 31

III. Carta del Virrey, D. Francisco J. Venegas, al Guardián de

San Fernando.- 29 de septiembre de 1810. . . . . . . . . 34

IV. Oficio de la Congregación de Eclesiásticos de San Poira al

Virrey.-5 de octubre de 1810. .............

* V. Edicto del Tribunal de la Inquisición.--13 de octubre de 18 o. 38

-- ANEXO A. Manifiesto del Sr. D. Miguel Hidalgo y Costilla, Ge-
neralísimo de las Armas Americanas.-15 de diciembre de 1810.,

ANEXO B. Réplica del Tribunal de la Inquisición al Manifiesto
anterior.–26 de enero de 1811. ...

VI. Oficio de los frailes del Colegio Apostolieo de Pachuca al
Virrey.--13 de octubre de 1810. . . . . . . . . . . . .

VII. Oficio del Cura de San Angel, Dr. D. Angel Iglesias. --16
de noviembre de 1810. . . . . . . . . . . . . . .

ANEXO. Minuta de la contestación del Virrey al oficio anterior.
—27 de noviembre de 1810. ..............

X VIII. Edicto del Obispo de Guadalajara, Dr. D. Juan Cruz Ruiz

de Cavañas.--24 de octubre de 1810. . . . . . . . . . . 60

IX. Acta levantada por el Clero de Puebla.-27 de octubre de

1810 ..

71

« AnteriorContinuar »