Seis años de la historia de Chile: (23 de diciembre de 1598-9 de abril de 1605) : memoria historica escrita en cumplimiento de los estatutos universitarios, Volumen2

Portada
Impr. Nacional, 1882

Dentro del libro

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 233 - Disimulé la sospecha a que semejantes venidas de indios obligan, y híceles dar de comer, teniendo gran cuidado con ellos. Ordené que tuviesen siempre una centinela de vista, y que con ella estuviesen de noche en el cuerpo de guardia. Pero mostrando el indio gran sentimiento por ello, comenzó a hacerme tanta instancia en que le dejase hacer una barraquilla donde vivir dentro del fuerte con su mujer y hijo, que esto y el haberle hallado el cordel que dije, fue causa de que me resolviese a hacerle...
Página 241 - ... fuerza de brazo , no sin trabajo (aunque quisieran tener mucho que moler) sobre unas piedras encavadas con otras menores al uso de los indios, lo cual molido cuecen en agua simple; pues no solamente no tienen otro mantenimiento, pero ni aun sal que dé sabor á tan pobre y tasada racion.
Página 236 - ... tanto, que por entre los palos del parapeto en que estaban otros muchos enemigos encaramados y abrazados, le quitaron a un soldado el arcabuz de las manos...
Página 241 - La particion de las cuales pencas era menester hacerla siempre con la espada en la mano, porque sobre el comer mostraban ya atrevimiento los soldados y falta de respeto. Llegó finalmente el estremo de la hambre...
Página 207 - Concilio provincial; recibirélo (si viniesen) con buen ánimo, como cosas padecidas por defender la justicia en servicio de mi Rey y señor natural, que me levantó del polvo de la tierra, aunque el Obispado sea por ahora de ningún provecho, pero ya se me hizo merced que yo no merecía, y aunque se me hiciese más obligaciones conforme a mi estado son defender la justicia de mi Rey".
Página 241 - ... de los que en España suelen dar verde a los caballos, que era la cosa más sustancial que en ellos se hallaba, y acabados (no con poco sentimiento de los soldados) cargaban de otras yerbas no conocidas, de que me enfermaban algunos, y los sanos ya no se podían tener en pié.
Página 232 - Berna!, y que acordándose de la buena vida que en aquel tiempo tenia en servicio de su señora entre los cristianos, se volvía...
Página 235 - ... para conservarla por tener poca y muy pocas balas y pólvora (porque todas las cosas van en aquel reino de pié quebrado), como porque los soldados de la muralla en tan repentina...
Página 214 - La iglesia paupérrima; las misas se dicen con candelas de sebo, si no son los domingos y fiestas; el santísimo se alumbra con aceite de lobo, de mal olor. Si se halla de ballena no es tan malo".
Página 383 - Alonso de Sotomayor, presidente de la audiencia de Panamá, que tiene tan larga esperiencia de aquella tierra de Chile i de las cosas de aquel reino, por los muchos años que le gobernó...

Información bibliográfica