Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dones de América que

& ni se llevasen a ellos. lib

is profanas i fabulosa estir que los americanos n

a l' ordenó a los virreyes, audiencias i go

de América que no consintieran que

San. vendiesen i tuviesen en sus distriimprimiesen, vendiesen i tuviesen

Tarasen a ellos, libros que tratasen de
Tofanas i fabulosas, e historias finjidas;

de los americanos no podian leer ni poe

relas, ni ninguna obra destinada al enILI DO

into a diversion. Segun el testo espreso lei que no fué derogada, los colonos no Dedido solazarse ni con el Quijote, ni con alias de Calderon o Lope de Vega. Esto no estrañarse de parte del poderoso emperador er brillantes que fueran sus prendas, no teserun Prescott, ninguna aficion a la lectu

S

miento o direna Vu les que na

pedido sola, fué derosegun oi

[ocr errors]

y en estrañarse et per brillant

S

* in de que no se pasara gato por liebre, como

ne vulgarmente, Carlos V mandó al presidenSijueces oficiales de la casa de contratacion de Sevilla, que cuando se hubieran de llevar a las Indias algunos libros de los permitidos, los hicieran revistrar especialmente cada uno, declarando la materia de que trataban, sin que fuese lícito rejistrarlos por mayor (2). * No bastaba examinar los libros uno por uno a la salida; era menester hacer lo mismo a la entrada. Así Felipe II ordenó a los oficiales de la real hacienda, que en la visita de las naves que arribasen a la América reconociesen si traian libros prohibidos conforme a los espurgatorios de la inquisicion, e hiciesen entregar todos los que hallasen a las personas a quienes correspondiese con arreglo a los acuerdos del santo oficio (3); pero temiendo despues. que el exámen fuera blando o poco escrupulos), re

(1) Recopilacion de Indias, libro 1,0, título 24, lei 4.
(2) Recopilacion de Indias, libro 1.o, título 24, lei 5.
(3) Recopilacion de Indias, libro 1, título 24, lei 7.

comendó a los prelados encargasen a los provisores existentes en los puertos de mar, que cuando los oficiales reales visitasen las naves, estuviesen presentes para ver si venian aquellas obras detestables, no pudiendo practicarse la visita sin la intervencion i anuencia de los provisores. De otra ma. nera, ninguna persona podia sacar, ni tener ningun libro (1).

Era mui difícil que se pasaran algunos libros prohibidos a las aduanas civiles i eclesiasticas; pero el hecho no era imposible. ¡El demonio es tan astuto, i los hombres son tan malos! Para remediar este inconveniente, Felipe II ordenó a los virreyes, presidentes i oidores que pusieran por su parte toda la dilijencia necesaria para recojer las obras de esta especie que circularan en sus distritos; i rogó i encargó a los prelados que por todas las vias posibles, procurasen saber sí las habia sin sus licencias para que las recojieran e hicieran con ellas lo ordenado por el consejo de la inquisicion (2).

Uno de estos medios de averiguacion fué prescrito mas tarde por el mismo Felipe II. Por una lei jeneral para todos sus reinos, dispuso que los arzobispos, obispos i prelados, i los justicias i correjidores, cada uno en su distrito, jurisdiccion i diócesis, visitasen por sí o comisionados una vez al año, todas las librerías públicas i privadas, a fin de que secuestrasen todos los libros que hallasen sospechosos o reprobados, o que contuvieran errores o doctrinas falsas, o fuesen de materias deshonestas i de mal ejemplo, aunque estuviesen impresos con la licencia real, debiendo darse cuenta al consejo para que proveyese lo conveniente (3).

s tarde odos sus ned i Los jus

(1) Recopilacion de Indias, libro 1, titulo 24, lei 6.
(3) Recopilacion de Indias, libro 1, título 24, lei 7.
(3) Recopilacion de Indias, libro 8, títuio 16, lei 3.

Es una cosa sabida la de que no podia publicarse ninguna obra que tratase de América sin ser vista i aprobada por el consejo de Indias; pero lo es ménos la de que no podia imprimirse ninguna gramática, ni diccionario de la lengua de los indios, si no eran examinados, primero por el ordinario, i en seguida por la real audiencia del distrito, todo por disposicion de Felipe II (1).

Este mismo monarca cedió al monasterio de San Lorenzo la publicacion de todos los libros de rezo que se enviasen a vender en las Indias, como Felipe III hizo merced a la iglesia catedral de Valladolid de la impresion de las cartillas para enseñar a leer en todo el reino. La historia recuerda pocos privilejios mas estupendos, el monopolio del credo i el monopolio del abecedario, de las creencias i la cultura intelectual de un país, de las simientes, por decirlo así, de su civilizacion (2).

Así como era de difícil conducir la jeneralidad de los libros a la América, así era de fácil llevar los pertenecientes al mencionado monasterio. Los fardos i cajones que los contenian, debian colocarse en las capitanas i almirantas de las flotas, donde no recibiesen daños, i debian ser entregados libres de fletes i derechos a los oficiales reales de las provincias a las cuales iban consignados, o a las personas a quienes el dueño habia encargado de la venta. Los mismos funcionarios debian remitir el precio en la primera oportunidad, como si fuera dinero de la real hacienda. La casa de contratacion de Sevilla debia embargar los "breviarios, misales, diurnarios, horas, libros entonatorios, procesionarios i otros del rezo i oficio divino” que no

(1) Recopilacion de Indias, libro 1, título 24, leyes 1.a i 3.

(2) Recopilacion de Indias, libro 1, título 24, lei 8.-Novísima Recopilacion, libro 8, título 16, lei 6.

fuesen del monasterio; i se 'nombraron jueces especiales de primera i segunda instancia para que conociesen privativamente en las causas a que la introduccion de estos libros podia dar lugar, debiendo los fiscales representar en ellas al monasterio de San Lorenzo (1).

IV.

Habiéndose temido en España que las autoridades coloniales fueran neglijentes i omisas en el exámen de los manuscritos a que se concedia el pase para publicarse, Felipe IV, a fin de poder vijilarlas, i de conocer lo que en sus dominios ultramarinos se daba a luz, espidió en Madrid el 19 de marzo de 1647 la siguiente lei:

"Mandamos a los virreyes i presidentes que no concedan licencias para imprimir libros en sus distritos i jurisdicciones, de cualquier materia o calidad que sean, sin preceder la censura, conforme está dispuesto i se acostumbra, i con calidad de que luego que sean impresos, entregarán los autores o impresores veinte libros de cada jénero, i pongan particular cuidado de remitirlos a nuestros secretarios, que sirven en el consejo de Indias, para que se repartan entre los del consejo” (2).'

La disposicion contenida en esta cédula, estendida (nótese bien) el año de 1647, revela un prodijioso exceso de precaucion.

A esa fecha, no habia en toda la estension de la América Española, desde un estremo hasta el otro, mas que dos imprentas, la una en Méjico, i la otra en Lima.

(1) Recopilacion de Indias, libro 1.o, título 24, leyes 9, 10, 11 i 12. (2) Recopilacion de Indias, libro 1.o, título 24, lei 15.

No se sabe a punto fijo el año en que fueron fundados estos dos primeros establecimientos tipográficos; pero puede suponerse con algun fundamento que la imprenta fué introducida en Méjico en 1532; i en cuanto a Lima, la impresion mas antigua hecha en esta ciudad que se conoce, corresponde al año de 1584.

La lei de Felipe IV importaba, pues, un lujo de precaucion.

I no solo lo era en la fecha de su promulgacion, sino que tambien lo habria sido muchos años despues, si atendemos a las épocas mui posteriores en que la imprenta fué introduciéndose en otros países hispano-americanos.

El distinguido i erudito literato arjentino don Juan María Gutiérrez dice que ha visto en un catálogo europeo el título de una obra impresa en Guatemala en 1667; pero él mismo agrega que lo que “sabe de cierto es que por el año de 1808 hą. bią en aquella ciudad una imprenta perezosa i pobre, pues empleó seis años para producir los seis pequeños cuadernos que componen la edicion orị. jinal de la obra de Juárros titulada: Compendia de la Historia de la ciudad de Guatemala."

"Los padres de la Compañía de Jesus, refiere el mismo Gutiérrez, clandestinamente talvez, i procediendo de su cuenta i riesgo, sin previo permiso de la corte de España, vaciaron tipos, construyeron prensas i dieron a la estampa en las misiones del Paraguai una serie de libros doctrinales, gramáticas i diccionarios de la lengua guaraní, desde el año de 1705 hasta el de 1727.

“Tambien tuvieron los dichos padres, agrega, una imprenta en la ciudad de Córdova del Tucuman, de la cual una produccion ha llegado a nuestro conocimiento, correspondiente al año de 1766."

« AnteriorContinuar »