El hombre y la historia: ensayo de sociologia venezolana

Portada
Librería de Garnier Hermanos, 1896 - 197 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Contenido

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 106 - El sistema federal bien que sea el más perfecto y más capaz de proporcionar la felicidad humana en sociedad es, no obstante, el más opuesto a los intereses de nuestros nacientes Estados. Generalmente hablando, todavía nuestros conciudadanos no se hallan en aptitud de ejercer por sí mismos y ampliamente sus derechos; porque carecen de las virtudes políticas que caracterizan al verdadero republicano: virtudes que no se adquieren en los gobiernos absolutos, en donde se desconocen los derechos...
Página 104 - No sé de dónde han sacado que el pueblo de Venezuela le tenga amor a la federación, cuando no sabe ni lo que esta palabra significa. Esa idea salió de mí y de otros que nos dijimos: supuesto que toda revolución necesita bandera, ya que la Convención de Valencia no quiso bautizar la constitución con el nombre de federal, invoquemos nosotros esa idea; ¡porque si los contrarios, señores, hubieran dicho Federación, nosotros hubiéramos dicho Centralismo!
Página 111 - Tened presente, que es mucho menos expuesto y más fácil y seguro ir corrigiendo en la estructura de un gobierno, los pocos defectos que la experiencia demuestre, que por perfeccionarla, destruirla toda de un golpe. Este procedimiento marca siempre los manejos de un partido, que lo trastorna todo, para preparar la senda de sus miras interesadas. Imitemos al escultor, que prendado de su obra, se ocupa sin cesar en retocar sus formas y en pulirla. Que esta obra nacional sea el objeto santo de los...
Página 176 - Descentralicemos la enseñanza para que sea para todos; démosle otro rumbo para que no conduzca a la miseria, quitémosle el orín y el formulario para convertirla en flamante y popular; procuremos que sea racional para que se entienda, y que sea útil para que se solicite.
Página 176 - ... allí está, en conclusión, el orgullo de la sociedad en lo material, porque está la historia de sus progresos. Pues bien: si tal es la perfección, pónganse los fundamentos para alcanzarla: si no come quien argumenta, sino quien obra, prefiérase el escoplo al silogismo; si no hay propiedad pública ni particular sin el trabajo, hónresele para que aliente, edúquesele para que rinda, alárguesele mano amiga para que florezca.
Página 172 - Allí también deberes hay que llenar: cerrad, cerrad las hondas heridas de la guerra; el fértil suelo, áspero ahora y bravo, al desacostumbrado yugo torne del arte humana, y le tribute esclavo.
Página 88 - Yo imagino que Monagas no pensó en llevar las cosas tan al extremo, y que llegaron a un punto crítico a que lo condujo la oposición parlamentaria, fue a su vez arrastrado por la exasperación de las tropas y del pueblo...
Página 176 - ... va a atravesar el golfo, y las labores de la mesa para el festín del hombre acaudalado: allí hay luciente seda y paño pardo para todos; preparaciones que alimentan y afeites que acicalan; allí está, en conclusión, el orgullo de la sociedad en lo material, porque está la historia de sus progresos.
Página 169 - ... cerrado para siempre. Mientras los hombres y las costumbres no cambien de un modo radical, es imposible esperar que todas las prácticas políticas y gubernamentales cambien como por arte mágica de la noche a la mañana. Pero, al propio tiempo, considerando con imparcialidad las manifestaciones actuales de la opinión pública y el evidente progreso intelectual y material realizado en los últimos años, no puede tacharse de optimista la afirmación de que estamos abocados a una evolución acelerada...
Página 174 - El título no da clientela, la clientela misma, si la hay, es la lámpara del pobre, que sólo sirve para alumbrar la miseria de su cuarto; y de resultas vienen a salir hombres inútiles para sí, inútiles para la sociedad y que tal vez la trastornan por despecho o por hambre, o La arruinan, llevados de que les da necesidades y no recursos... ¡Qué de males! ¿Yo dije que se fabricaban académicos? Pues ahora sostengo que se fabrican desgraciados...

Información bibliográfica