Tertulia literaria: coleccion de poesías selectas leidas en las reuniones semanales celebradas en casa de Don Juan José Bueno

Portada
Imp. de El Porvenir, 1861 - 674 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 30 - Tú das la caña hermosa, De do la miel se acendra, Por quien desdeña el mundo los panales; Tú en urnas de coral cuajas la almendra Que en la espumante jicara rebosa; Bulle carmín viviente en tus nopales, Que afrenta fuera al múrice de Tiro...
Página 42 - Y enciende sobre el cerro de la costa El astro de la tarde su fanal. Para la pobre cena aderezado Brilla el albergue rústico, y la tarda Vuelta del labrador la esposa aguarda Con su tierna familia en el umbral. Brota del seno de la azul esfera Uno tras otro fúlgido diamante; Y ya apenas de un carro vacilante Se oye á distancia el desigual rumor.
Página 40 - Las gentes a la senda de la inmortalidad, ardua y fragosa, se animarán, citando vuestro ejemplo. Lo emulará celosa vuestra posteridad; y nuevos nombres añadiendo la fama a los que ahora aclama, "hijos son...
Página 34 - Id a gozar la suerte campesina; La regalada paz, que ni rencores Al labrador, ni envidias acibaran...
Página 39 - ¡Ah!, desde el alto asiento en que escabel te son alados coros que velan en pasmado acatamiento la faz ante la lumbre de tu frente — si merece por dicha una mirada tuya, la sin ventura humana gente — , el ángel nos envía...
Página 32 - O embebecido le hallará la aurora En mesa infame de ruinoso juego. En tanto a la lisonja seductora Del asiduo amador fácil oído Da la consorte: crece En la materna escuela De la disipación y el galanteo La tierna virgen, y al delito espuela Es antes el ejemplo que el deseo. ¿Y será que se formen de ese modo Los ánimos heróicos denodados Que fundan y sustentan los Estados? ¿De la algazara del festín beodo, O de los coros de liviana danza, La dura juventud saldrá, modesta, Orgullo de la...
Página 36 - Agricultura, nodriza de las gentes, la caterva servil armada va de corvas hoces; mirola ya que invade la espesura de la floresta opaca; oigo las voces; siento el rumor confuso, el hierro suena, los golpes el lejano eco redobla; gime el ceibo anciano, que a numerosa tropa largo tiempo fatiga: batido de cien hachas se estremece, estalla al fin, y rinde el ancha copa.
Página 46 - El favor del cielo implores; Por justos y pecadores Cristo en la cruz expiró, Ruega por el orgulloso Que ufano se pavonea, Y en su dorada librea Funda insensata altivez; Y por el mendigo humilde Que sufre el ceño mezquino De los que beben el vino, Porque le dejen la hez; Por el que de torpes vicios Sumido en profundo cieno...
Página 49 - ... agua y la arboleda oigan el apacible susurrar. cuando en el campo, con pavor secreto, la sombra ves que de los cielos baja, la nieve que las cumbres amortaja y del ocaso el tinte carmesí, ¿en las quejas del aura y de la fuente no te parece que una voz retiña, una doliente voz que dice: "Niña, cuando tú reces, rezarás por mi?
Página 43 - Ruega después por mí. ¡ Más que tu madre lo necesito yo!... Sencilla, buena, modesta como tú, sufre la pena, y devora en silencio su dolor. A muchos compasión, a nadie envidia la vi tener en mi fortuna escasa ; como sobre el cristal la sombra. pasa sobre su alma el ejemplo corruptor.

Información bibliográfica