Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Llegada de Iturbide á Azcapotzalco,

y medidas que empezó á tomar para su proclamacion.

Despues de los tratados de Córdoba partió Iturbide al sitio de Mégico, que yá se puso en toda forma. Se situó en el pueblo de Azcapotzalco, y desde alli comenzó á maniobrar en la toma de la ca. pital por medios suaves y de política, y no de hostilidad. Aquí es donde comien. za la época de la ambicion de Iturbide, ò por mejor decir, donde comenzó á declararse con las ideas de ser empera. dor. Algunos politicos fijan desde entónces esa época ; otros la fijan en Puebla, estimulado con los inciensos y las bage. zas del obispo Perez y del pueblo: otros la hacen mas antigua ; y en efecto, en la hacienda de S. Martinito, cerca de Puebla, donde hizo una corta magsion Iturbide, antes de entrar á dicha ciudad, dijo un amigo suyo & UB Sugeto verídico : hé aquí la emperatriz de América , señalando á su muger; y añadió , porque ¿qué hará la Nueva-España con hacer emperador á quien tanto ha tra. bajado por ella? Todo puede ser ; pero lo cierto es, que en el referido pueblo de Azcapotzalco fué donde se comenzó á desplegar.con claridad. Los in, trigantės aduladores de Iturbide traba. járon en seducir mucha parte de la tropa , con el fin de que á la entrada de Mégico lo proclamasen emperador. Iturbide trabajaba por su parte todo lo posible para hacerse favoritos. Tanto á Az. capotzalco como á Tacubaya, villa á ca. si igual distancia de Mégico que aquel pueblo , y donde despues trasladó su residencia, lo fueron á ver todos sus conocidos, amigos y muchos aduladores, empleados egoistas, con el fin de conseguir coloeaciones, ó no perder sus destinos. Ya se supondrá que tanto estos como aquellos se prostituian hasta el úl. timo grado de abatimiento, apoyándole y fomentándole sus ideas , con el fin de congraciarse con él, y conseguir cada cual sus pretensiones.

Instalacion de la Junta provisional.

: Entre el humo de estos inciensos, entre los perversos consejos de estos aduladores , nombró Iturbide despóticamente, sin contar mas que con su voluntad propia , una junta provisional que gobernara mientras se iustalase el Congreso. Esta Junta se componia de sus mas adictos aduladores, de los hombres mas ineptos, ó mas corrompidos, mas ignorantes ó mas serviles ; en tin , y de

[ocr errors]

la gente más odiada ó desconceptada de Mégico ; el celeberrimo obispo de Pue. bla Perez , à quien mandò llamar con este obgeto , el Ldo. Azcarate, el ex-inquisidor Monteagudo, y otros poco mas ó menos de la clase de los espresados, Es verdad que entre ellos mezcló uno u otro de sus desafectos, y nombró á D. José María Fagoaga , hombre de honor, de riqueza, de talento, de instruccion y de mucho concepto , como verdadero patriota liberal, a quien siempre ha reputado por su enemigo , con el fin de aparentar imparcialidad ; pero todos los hombres de discernimiento conocian es, ta hipocresía ; pues habiendo elegido la mayor parte con escesiya ventaja de şuş favoritos, y siendo el presidente de la Junta , claro està que las votaciones saldrian siempre a su gusto y contemplacion.

Instalada ya la Junta , todavia estando él en Tacubaya , antes de haber entrado en la capital , y evacuada ésta de la tropa que capitulo y debió marchar inmediatamente para España , se determinò la entrada solemne en Mégico para el dia 27 de setiembre del año pasado.

Medidas para proclamar á Iturbide

emperador á la entrada del egér. ;, cito en la capital.

He dicho que se estaba trabajando con el fin de proclamar á Iturbide emperador en ella : esto estaba ya tap abanzado , que un clérigo liberal quitó de la prensa de la imprenta volante del egér. cito, un papel que se iba a imprimir, aprobando la tal proclamacion. El medio de que se valió para hacerlo , fué decir que no convenia darlo á luz miéntras Iturbide po se posesionara de la capital, porque los españoles se valdrían del pretesto de que se quebrantaba el Plan de Iguala, y renovarian la revolucion. Se aguardó, pues, el dia de la entrada, y se formó el plan de esta manera : debia entrar la vanguardia del egér cito gritando : viva Agustin I, emperador de la América : este grito debia ser inmediatamente correspondido por el populacho de Mégico , seducido ya para esto, entre los que hacian papel muy distinguido muchos frailes y clérigos, que estaban de acuerdo ; y habia léperos* destinados á gritar de trecho en tre

* Llámase asá á la hez del pueblo que siue sin casa ni hogar , desnudos y ani, cho para escitar al pueblo, y hacer corser la palabra. Ya se deja entender que la vanguardia se componia de la gente mas adicta a Iturbide ; de manera que la tropa que siempre había ido en el egèrcito de vanguardia, para ese dia ocupó la retaguardia , y se colocó en aquejla la tropa favorita. Alborotábase así el pueblo y el égército con los mútuos vi. vas, y la tropa que se sospechaba de. safecta , como quedaba á retaguardia, te. pia que ceder a la aclamacion general.

Casualidad porque se frustró la pro

clamacion ese dia.

i El golpe hubiera sido decisivo, peTo se frustró por una casualidad.' Itur. bide creyendo quizá que su presencia causaria mayor impresion al tiempo de marchar el egèrcito, se puso a la cabeza, acompañado de muchos generales, entre ellos Victoria, aunque vestido de simple particular. El pueblo à quien le falto, por esplicarme así, la contraseña de que la vanguardia entrara dando los pivas ; por otra parte, algunos liberales que gritaban viva Guerrero, viva Vic

serables , y por lo general entregados & la embriaguez. Son por otra parte el mo. delo de la humildad cristiana, ...

« AnteriorContinuar »