Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Medidas para proclamar á Iturbide

Emperador á la entrada del egército en la capital.

He dicho que se estaba trabajando con el fin de proclamar á Iturbide emperador en ella :. esto estaba ya tan abanzado, que un clérigo liberal quitó de la prensa de la imprenta volante del egército, un papel que se iba a imprimir, aprobando la tal proclamacion. El medio de que se valió para hacerlo, fué decir que no convenia darlo a luz mientras Iturbide no se posesionara de la capital, porque los Españoles se valdrían del pretesto de qne se quebrantaba el plan de Iguala, y renovarian la revolucion. Se aguardó, pucs, el dia de la entrada, y se formó el plan de esta manera :: debia entrar la vanguardia del egér. cito gritando : viva Agustin I, emperador de la América : este grito debia ser inmediatamente correspondido por el populacho de Mégico, sedu. cido ya para esto, entre los que hacian papel muy distinguido muchos frailes y clérigos, que estaban de acuerdo ; y habia léperos* destinados à gritar

• Llámase así á la bez del pueblo que vive sin casa ni hogar, desnudos y miserables, y por lo general entregados á

de trecho en trecho para escitar al pueblo, y haéer correr la palabra. Yá se deja entender que la vanguardia se componia de la gente mas adicta á Iturbide ; de manera que la tropa que siempre habia ido en el egercito de vanguardia, para ese dia ocupó la retaguardia, y se colocó en aquella la tropa favorita. Alborotábase así el pueblo y el egercito con los múiuos vivas, y la tropa que se sospechaba desafecta como quedaba á retaguardia, tenia que ceder á la aclamacion general.

Casualidad porque se frustró la pro

clamacion ese dra.

El golpe hubiera sido decisivo, pero se frustró por una casualidad. Iturbide creyendo quizá que su presencia causaria mayor impresion al tiempo de marchar el egército, se puso a la cabeza, acompañado de muchos generales, entre ellos Victoria, aunque vestido de simple particular. El pueblo á quien le faltó, por esplicarme asi, la contraseña de que la vanguardia entrara dando los vivas ; por otra parte, algunos liberales que

la embriaguez. Son por otra parte el modelo de la bumil. dad cristiana.

gritaban viva Guerrero, viva Victoria, viva Bravo, hicieron que ya no se oyese con generalidad la voz de viva Agustin I, sino solamente una ú otra vez, a pesar de los esfuerzos de sus partidarios, y así cada uno gritaba lo que se le antojaba, alabando al gefe á quien tenia mas inclinacion, ó estaba mas a la vista. La vanguardia que al entrar percibió esta diversidad de gritos, ya no daba el suyo, y la cosa quedó frustrada.*

Medidas de Iturbide para sil procta

macion imperial, el dia de la jura de la independencia, y causa porque se frustró.

Entró, pues, Iturbide en Mégico el 27 de Setiembre : se redobláron los esfuerzos de los

* Aunque sobre el plan de la proclamacion de Iturbide este dia se ha hablado con variedad ; nos hace creer que lo dicho fué lo cierto, el haber sido pública la "mudanza de la vanguardia, el haber visto á muchos eclesiásticos gritar viva Agustin I, y el haber observado algunos léperos que se introducian donde era mayor el golpe de gente, y gritaban lo mismo corriendo inmediatamente á otra parte, donde hacian. lo propio.

aduladores, se lè avivó la ambicion, y se preparo: segunda tentativa para proclamarlo emperador el dia de la jura de la independencia. Con este obgeto se sedujo parte de la tropa ;-pero ya en esta se habia entibiado el entusiasmo. Las conversaciones de los liberales, los papeles públicos y las injusticias de Iturbide en las reparticiones de empleos, habian quitado la ilusion de muchá parte de los preocupados, ó engañados de áutes. Así, pues, aunque lograron los maniobrantes de Iturbide disponer alguna tropa, quedaba mucha parte. desafecta á sus miras, y entre ella algunos geses de graduacion,..y que habian trabajado mucho por . ayudarle al logro de la independencia. Llegó todo á noticia de Iturbide ;-y aunque no faltaba gefe que tuviese dispuesta una arenga enérgica para oponerse á su proclamacion en caso que la intentara ese dia; la tropa contraria á sus ideas estaba decidida, y así el haber intentadolo entónces, habria sido perderse quizá para siempre. Tuvieron por tanto Iturbide y sus partidarios la prudencia de ceder á las circunstancias, dejando sus proyectos para mejor ocasion, y contentarse por entonces con jurar simplemente la independencia, con arreglo al plan de Iguala y tratado de Córdoba.

Manejo de la Junta gubernativa en

Mégico

La Junta provisional gubernativa que se forinó en Tacubaya, como dije antes, y que debia suplir la falta del Congreso, se puso en egercicio inmediatamente que entró Iturbide en Mégico. Jamas corporacion alguna ha cometido los desaciertos que esta junta, enteramente destituida de prevision política, de conocimientos prácticos, y de todo sentimiento de patriotismo: ya se vé, tales eran los sugetos que la componian. Uno de los principios de sus operaciones, y que á cada paso vociferaba, era que solamente se estendian sus facultades á aquellos asuntos que no admitiesen demora ; pero que los que la admitiesen se reservasen para el soberano Congreso. Así lo decian, pero egecutaban lo contrario. Sean acusadores de su conducta, las quejas de los diputados del Congreso, que a cada paso las exhalan, y muy justas por hallarse en muchos asuntos con complicaciones indisolubles, causados por los entremetimientos de la junta provisional. Ella, en efecto, declaró á Iturbide generalisimo almirante de mar y tierra, con tratamiento de alteza serenísima y 120,000 pesos de sueldo anual, y le ofre. ció como por una especie de gratificacion un millon

« AnteriorContinuar »