Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tal modo el ataque que toda la fuerza de su enemigo fué destruida y pereció en la retirada, con excepción de La Torre y 17 oficiales.

Los realistas dejaron en el campo más de 500 muertos y 200 heridos. De los prisioneros había 75 Jefes y Oficiales, entre ellos Ceruti, que durante el combate no cesó de infundir ánimo á sus tropas al grito de « ¡ Firme, Cachiri! » dicho éste que fué después popular en Venezuela.

Dispuso Bolívar que el ejército vencedor acantonase en las Misiones, miéntras llegaba de Margarita la escuadra de Brión, con la que se intentaría un ataque simultáneo sobre la plaza de Angostura.

En tal estado, llegó la noticia de que Morillo y Aldama reunidos con 6,000 hombres habían ocupado el pueblo del Chaparro el 13 de Mayo, y se proponían, pasando el Orinoco, presentar batalla á las fuerzas republicanas; y supo Bolívar que Marino le había desconocido una vez más, promoviendo en Cariaco la reunión de un Congreso, que designó para ejercer el Poder ejecutivo á los Generales Bolívar y Toro, y al ciudadano Francisco Javier Maiz; designó á Margarita como residencia del Gol)ierno federal y nombró al propio Marino Jefe supremo del ejército, y Almirante á Brión.

Tomaron parte en este movimiento, hombres como Urbaneja, Zea, Maneiro y otros cuyos servicios á la patria alejaban toda sospecha de ambición ¿ Cuál fué, pués, el móvil de estos patriotas? La guerra hacía indispensable la conservación de un Jefe supremo que dirigiera las operaciones militares; y hasta entonces ese Jefe había sido Bolívar : pero los patriotas de Cariaco y otros en el resto del país comenzaron á sentir cierta inquietud á causa de su dictadura y pensaron que el peligro no sería tan grave si se formaba un gobierno en que fuese parte Bolívar, y se investía á Marino de la dirección suprema de la guerra.

Fué inoportuno el plan, y por eso fracasó; fué también erróneo porque si se hubiera realizado, Marino no habría podido llevar á cabo la grandiosa obra de Bolívar. Empero, en el fondo había el patriotismo de los promotores de aquel Congreso.

Difícil es penetrar, despues de tantos años, los motivos que aquellos patriotas tuvieran para proceder de tal modo, particularmente habiéndose perdido las actas del Congreso; pero si se considera la intimidad que existió más tarde entre Bolívar y los hombres que allí figuraron sin excluirlo á él, puesto que fué uno de los miembros designados para constituir el Poder Ejecutivo, puede inferirse racionalmente que Bolívar mismo reconoció la pureza de aquellas intenciones. Por lo demás, las dos cartas inéditas que ahora publicamos, dan mucha luz acerca de los móviles honrados que precedieron á la constitución de aquel Congreso. — Debemos á la galantería de la señora Vizcondesa de Rigny, hija del señor Zea, el poder publicar hoy estos documentos que hemos encontrado en el precioso archivo de su ilustre padre.

La carta de éste es un documento notable, particularmente por las sanas ideas y juicios exactos que contiene acerca del sistema federativo, que tantos males ha causado en la América española.

MARINO Á ZEA
Cariaco, 20 de Mayo de 1817. Á las 11 de la noche.

Mi amigo Zea : ¡Qué ocasión tan favorable se nos presenta! La plaza de Cumaná reducida á una miserable guarnición, vá á caer infaliblemente en nuestro poder, si Vd. interesa sus respetos en favor del proyecto que con esta fecha propongo al Gobierno. Venga el contingente que pido y la cosa es hecha. Yo respondo con mi vida que la tomo si el Gobierno accede á mis reclamos. La principal fortaleza de Cumaná sólo tiene 8 hombres de guarnición. Si Vd. me socorre con las tropas que solicito para esta empresa, voy á marchar con mi guardia de honor y á hacerme despedazar con ella.

El general Guerra y el coronel Isaba pasan á esa Isla comisionados por mí para imponer al Gobierno de mis proyectos y de los motivos que los originan : ellos informarán á Vd. privadamente de todo. Yo suplico á Vd. preste toda la atención que se merece al importante negocio que los conduce.

Yo no puedo hacer más que ofrecer mi vida en obsequio de la patria, del Gobierno, á quien respeto, y de mis conciudadanos oprimidos. Yo seré muy dichoso si logro perderla por cualquiera de estos sagrados deberes.

Sobre todo, interesa la reserva, y más que todo la prontitud.

Soy.todo de Vd. con la más perfecta amistad, affmo. amigo y Seg°. Ser°'.

Marino.

ZEA Á MARINO

Pumpatar 21 de mayo di* 1811

Mi querido General: Como miembro del Poder Ejecutivo, suscribo á lo que éste dice á Vd. acerca del proyecto de establecer un Gobierno provincial en el estado de Cumaná, y como amigo, que lo ama y que se interesa en su gloria, le ruego desista de este empeño. Hay un medio de que Vd. salga de él muy airoso, y no comprometa el gran nombre que acaba de adquirirse en politica, como ya lo obtenía en la milicia.

En todo el mundo va á resonar la grande operación de Cariaco, y si á esta sucede la de un Gobiernito provincial, se creerá que el hombre de la segunda no era el de la primera. Hablando en confianza, no hay mayor absurdo en política que el Gobierno federativo. Toda la historia depone contra él. Por él no existen ni la Grecia ni el Peloponeso, y por él se ha perdido la Nueva Granada, y Venezuela mismo debe originalmente á él todas sus desgracias. Pués, ¿porqué se ha restablecido? porque era el medio para constituir el que nos conviene, y en el cual vaVd. á aparecer como el genio tutelar de Venezuela y autor de su existencia política. Aseguro á Vd. que no habrá un solo político en Europa, que al leer el acta de Cariaco y la proclama de Vd. no se persuada que el Gobierno restablecido sólo es un medio para formar el que nos conviene : que Vd. ha tenido en ello las miras más grandes y profundas, y que deben esperarse los más ventajosos resultados. Pero el Gobiernito de Cumaná

« AnteriorContinuar »