Imágenes de páginas
PDF
EPUB

puerto y territorio estarán obligados á prestar todo auxilio que dependa de ellos para la aprehensión de tales desertores, siempre que sean requeridas con este objeto por el Cónsul de la parte interesada, ó quien haga sus veces; y ninguna corporación, de cualquier especie que sea, podrá proteger á tales desertores.

Y convienen además y declaran, que cualquier otro favor ó concesión que con respecto á la aprehensión de los desertores, ambas partes contratantes, respectivamente, hayan hecho ó hicieren en adelante á otra nación, será concedido, respectivamente, á la otra parte, como si dicho favor ó concesión se hubiera esti pulado en el presente Tratado.

ARTICULO XI.

Cada una de las partes contratantes, para la protección de su comercio, podrá nombrar Cónsules que residan en los dominios ó territorios de la otra; pero antes de ejercer su cargo, el Cónsul nombrado deberá obtener, en la forma acostumbrada, la aprobación y exequatur del Gobier!o cerca del cual ha sido acreditado; y ambas partes contratantes podrán exceptuar de la residencia de tales Consules aquellos puntos ó lugares en que cada una de ellas no tenga por conveniente admitirlos.

Los Agentes diplomáticos y Cónsules de la República del Perú en los dominios de Su Majestad Británica, gozarán de todos los privilegios, exenciones é inmunidades que gozan ó

gozaren en ellos los Agentes de igual clase de la nación más favorecida; y del mismo modo, los Agentes diplomáticos y Cónsules de Su Majestad Británica en la República del Perú gozarán de todos los privilegios, exenciones é inmunidades que gozan ó gozaren en ella los Agentes diplomáticos y Cónsules de igual clase de la nacióu más favorecida.

ARTICULO XII.

Para la mayor seguridad del comercio entre los ciudadanos de la República del Perú y los súbditos de Su Majestad Británica, se conviene en que si desgraciadamente alguna vez cesasen sus buenas relaciones ó tuviese lugar un rompimiento entre las partes contratantes. los ciudadanos ó súbditos de cada una de ellas que residiesen en las costas, gozarán seis meses, y un año los que residieren en el interior, para arreglar sus cuentas y disponer suis bienes; y se les dará un salvo conducto para que se embarquen en el puerto que eligiesen. Todos los ciuda

[ocr errors]

danos ó súbditos de cualquiera de las dos partes contratantes establecidos en los territorios ó dominios de la otra, de cualquier profesión que fuesen, podrán permanecer en el país y continuar sus ocupaciones, sin que sean molestados, y serán protegidos en el pleno goce de su libertad y de sus bienes mientras se conduzcan pacíficamente y observen las leyes; y sus bienes y efectos, de cualquier clase que sean, ya estén en su poder, ya confiados á otros individuos ó al Estado, no estarán sujetos á embargo ó secuestro, ni á pagar otros impuestos que los que se exigieren de iguales bienes ó propiedadas pertenecientes á los ciudadanos ó súbditos naturales. En el mismo caso, ni las deudas entre particulares, ni los fondos públicos, ni las acciones de compañías, estarán sujetos á confiscación, secuestro ó embargo.

ARTICULO XIII.

Los ciudadanos y súbditos de ambas partes contratantes que residan en los territorios ó dominios de la otra, continuarán gozando como hasta aquí de la protección del Gobierno en sus personas, casas y bienes.

Asi mismo los ciudadanos y súbditos de ambas partes gozarán en los dominios ó territorios de la otra, respectivamente, plena libertad de conciencia, sin que puedan ser molestados por su creencia religiosa, con tal que respeten las leyes y usos establecidos; y aquellos que muriesen en el territorio de la otra parte, serán enterrados en los cementerios públicos, ó los lugares de costumbre, con el decoro y respeto convenientes.

ARTICULO XIV.

que le

En caso que un buque de guerra ó mercante de cualquiera de las partes contratantes naufragase en las costas de la otra, dicho buque, ó cualquiera parte de él, sus efectos y todo lo pertenezca y los artículos ó mercaderías que se salvasen de él, ó el producto de los mismos si se vendiesen, serán entregados fielmente á sus dueños cuando los reclamen di. rectamente, ó por medio de sus agentes autorizados al efecto; y si no se presentan los dueños ó sus agentes en aquel lugar, los artículos y inercaderías, ó su producto, asi como todos los papeles ballados á bordo del buque naufragado, se entregarán, respectivamente, al Cónsul Peruano ó Británico en cuyo distrito aconteció el naufragio; y el tal Cónsul, dueños ó agentes, pagarán únicamente los gastos hechos para conservar los efectos, y

los derechos de salvamento que hubiera pagado en semejante caso un buque nacional; y los artículos y mercaderías que se salvaren no están sujetos á pagar derechos de importación, á no ser que se introduzcan para el consumo.

ARTICULO XV.

La República del Perú se compromete á cooperar con Su Majestad Británica para la abolición total del tráfico de esclavos, y á prohibir a todas las personas que habitan el territorio de la República ó que estan sujetas á su jurisdicción, de la manera más eficaz, y por medio de leyes penales, que tomen parte en este tráfico.

ARTICULO XVI.

Con el objeto de que ambas partes contratantes tengan en lo sucesivo la oportunidad de tratar y hacer otros arreglos que propendan á extender su comercio recíproco, y al fomento de los intereses de sus respectivos ciudadanos y súbditos, convienen en que en cualquier tiempo después de siete años contados desde la fecha del canje de las ratificaciones del presente Tratado, cualquiera de las partes contratantes tendrá el derecho de notificar a la otra su intención de cancelar los artículos 39, 40, 5o y 6o del presente Tratado; y que á los doce meses de dicha notificación de una de las partes haya sido recibida por la otra, los referidos artículos, y todas las estipu'aciones contenidas en ellos, cesarán de ser obligatorias para ambas partes.

ARTICULO XVII.

El presente Tratado será ratificado por el Presidente de la República del Perú, con autorización del Congreso, y por Su Majestad la Reina del Reino Unido de la Gran Bretaña é Irlanda; y las ratificaciones se canjearán en Londres en el término de dos años, ó antes si fuese posible.

En fe de lo cual los respectivos Plenipotenciarios lo han firmado y sellado.

Hecho en Londres hoy diez de Abril del año de Nuestro Señor de mil ochocientos cincuenta. JOAQUIN J DE OSMA

PALMERSTON. (L. S.)

(L. S.) H. LABOUCHERE.

(L. S.)

Por tanto: y habiendo el Congreso aprobado este Tratado el 13 de Noviembre de este año, en uso de las facultades que la Constitución de la República me concede, he venido en aceptarlo, aprobarlo y ratificarlo, teniéndolo como ley del Estado y comprometiendo para su observancia el honor nacional.

En fe de lo cual, firmo la presente ratificación, sellada con el sello de la República y refrendada por el Ministro de Estado del Despacho de Relaciones Exteriores, en Lima, á primero de Diciembre del año del Señor de mil ochocientos cincuenta y uno

JOSÉ RUFINO ECHENIQUF.

BARTOLOMÉ HERRERA. (1)

JOSÉ RUFINO ECHENIQUE

PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA ETC.

Por euanto entre la República del Perú y S. M. la Reina del Reino Unido de la Gran Bretaña é Irlanda, se celebró, por los respectivos Plenipotenciarios, el día 13 de Agosto de este año, la siguiente

CONVENCION POSTAL

El Presidente de la República del Perú y S. M. la Reina del Reino Unido de la Gran Bretaña é Irlanda, deseando promover las relaciones de amistad que existen entre ambos países, y regularizar por medio de una Convención las comunicaciones por correos entre la República del Perú y los dominios británicos, han nombrado con esta objeto, á saber:

El Presidente de la República del Perú al General don Juan Crisóstomo Torrico, Ministro de Guerra y Marina y Encargado ad interim del Despacho de Relaciones Exteriores, y S. M. la

(1) El canje də este tratado se efectuó en Londres el 15 de Octubre de 1852. Estuvo vigente en todas sus pa tes hasta un año después del 23 de Enero de 1863, en cuya fecha el Perú hizo su notificación de deshaucio respecto del artículo 5, como la hizo también en 10 de Abril del mismo año, respecto de los artículos 39, 4o y 6o; por consiguiente los cuatro artículos citados están cancelados desde un año después de las indicadas fechas, y el tratado continúa vigente en las demás cláusulas que tienen el caraoter de perpetuidad.

Reina del Reino Unido de la Gran Bretaña é Irlanda, "al caballero Guillermo Pitt Adams, Encargado de Negocios de S. M. Británica cerca del Gobierno del Perú: los que habiéndose manifestado sus respectivos poderes y hallándolos en buena forma han convenido en los artículos siguientes:

ARTICULO I.

Habrá una comunicación periódica y regular entre la República del Perú y el Reino Unido de la Gran Bretaña é Irlanda para la trasmisión de cartas, periódicos, boletines de bolsa, listas de precios corrientes y otros papeles impresos cuya trasmisión por el correo á precios inoderados se permite en la Gran Bretaña, comprendiendo así los que salen ó se publican en uno de los países y se dirigen al otro, como los que según las estipulaciones de la presente Convención, se reinitan en tránsito por los respectivos territorios de las partes contratantes.

ARTICULO II.

La conducción por mar de las cartas y papeles impresos de que se hace mención en el artículo anterior, tanto en derechura, entre los dos países, como con escala ó desde los puertos intermedios entre ambos países y de uno á otro puerto del Perú, se verificará una ó dos veces en cada mes mientras el Gobierno Británico tenga por conveniente mantener la comunicación por medio de buques de vapor británicos destinados para la conducción de las balijas, bien sea que esos buques pertenezcan á la Marina Real ó á particulares, con quienes al efecto contrate el Gobierno de Su Majestad Británica.

ARTICULO III.

Los vapores, mientras el Gobierno Británico estime conveniente mantener la comunicación, llegarán y saldrán de aquellos puertos del Perú en que se crea conveniente tocar una ó dos veces en cada mes con toda la regularidad que permita la naturaleza del servicio. Podrán salir y entrar de los puertos de la República á cualquiera hora, y no estarán sujetos á detención, secuestro ó embargo.

Si dichos paquetes son buques pertenecientes al Gobierno Bri. tánico, ó que estén á su servicio, serán considerados y tratados

« AnteriorContinuar »