Imágenes de páginas
PDF
EPUB

satisfechos la mayor par^ede Bus ajustas, })ien vestidos.y equipados. Bustamante se internó con algunos cuerpos por Paita á Cuenca, donde entró sin oposicion; otros expedicionarios, entrelos que iba el guayaquileño Elizalde, prosiguieron la navegacion hasta las costas del Ecuador, y desembarcando en "ellas; pudieron apoderarse de Guayaquil por el apoyo, que. encontraron en la poblacion. El General Flores, comandante general del Ecuador, que gozaba de gran in.áuencia, tanto en el pueblo, como en las clases elevadas.,, procuiaba salvar ja dominacion de Bolivar, promoviendo "una reaccion,por la habilidad y por las armas, En tanto que los periodicos liberales de Coloru.bia.aplaudian con entusiasmo el pronunciamiento de Ja. .division,. y Santander la elogiaba oficialmente y enviaba el despacho de Coponel á, Bustamante; Bolivar y . Sucre. present¡.ban; la trascendental insubordinacion y á sus encp^niadores con los mas negros colores: "¿que gobierno, decia el 8v eré tari o del primero, podrá desde ahora reposarf e,n las bayonetas, de que se crea sostenido? ¿que nación se fiará en la fó, ni en la justicia de 'su aliado? ¿cual no, será la consecuente degradacion de Colombia? De modo, que anonadado el Libertador no sabe,, si íi.aya de parar su consideracion en el crimen de Bustamante,, bien en. U meditada aprobacion, que se je ha dado en premio.*' El Presidente, de.Bpliyia, esciibió á Santander: "esta division oreja, .que el gobierno.no .solo desaprobaria, «¡no que castigaria á'Bustamante; pero desde, ahora no sé mas , 1 o que suceda. Desórdenes, turbaciones, motines preveo," y la pobre Boliyia sufrirá los males del extravio y de las pasion.es." , , s;.. / Entretanto el Perú, saboreando, los placeres, de.au completa emancipacion,,aerificaba,con la mayor calma las elecciones de diputados al congreso cónstitu-. yente. Él gobierno dejaba á los electores completa, Ji

bextad; y la oposiciúA iiiuiifaoiüe, si bien censuraba eati! vehemencia el gobierno vitalicio, tuo excluia de. las urnas electorales á sus antiguos defensores. La prensa gozaba tambien de extraordinaria libertad: él hábil Pando publicaba una elocuente defensa de su conducta, que otros periodicos atacaban; el ministro Vidaurre se contentaba con dar a luz en el periodico oficial con su propio nombre, ó en publicaciones eventuales los doctos discursos, que habia pronunciado ó intentado pronunciar, un proyecto de constitucion y las mil inspiracions de su ingenio, mas literario, que politico. Todos se agitaban en la orbita constitucional, prevaleciendo, como era consiguiente despues de la violenta y larga represion, las teorias mas avanzadas y los republicanos de reputacion mas pura. Luna Pizarra, que regresaba del destierro, obtuvo lina ovacion esplendida, á la que cooperaron igualmente el púbhco y el qobierno.

Superadas las dificultades de movilidad, y salvados los trámite-* eleccionarios, principiaron las sesiones preparatorias el 15 de mayo, y calificados los diputados con escrupulosa sujecion á la ley, se instaló solemnemente el congreso el 4 de juuio. El Perú tuvo la satisfaccion de que se le declarara en plena po sicion de su soberauia, y de que en ejercicio de ella nombraran los representantes de la nacion Presidente de la República al General Lamar y vicepresidente á Sa'azar y. Baquijano, su compañero en la Junta Gubernativa. Otra resolucion declaraba abolida la constitucion vitalicia y en vigor la del 23, excepto lo» articulos incompatibles con la nueva situación. Ei congreso decretó tambien, que se dieran gracias á Santa Cruz por sus esfuerzos para reunir la representacion nacional, y que se participara á Bolivar la resolucion concerniente á su obra. La independencia de España y de cualquier otra dominacion extrangera,

[ocr errors]

proclamada el 28 de julio de 1821, estaba conseguida poco antes de cumplirse los seis años; y una constitucion republicana garantizaba la libertad de la patria. .' ,1 n . '.

INDICE.

LIBRO I.

PROTECTORADO DE SAN MARTES". 1821—1822.

PÁGINAS.

Capitulo I. Administracion de San Mar-
tin 1821—1822 1.

Capitulo II. Delegacion de Torretaglé
1822 56.

Capitulo III. Fin del protectorado 1822. 92.

LIBRO II.

EL CONGRESO CONSTITUYENTE. 1822—1824.

Capitulo I. La Junta G ubernativa. 1822
1823 107.

Capitulo II. Piesidencia de Riva-Agüe-
ro. 1823 143.

Capitulo III. Presidencia de Torretagle
1823—1824 178.

LIBRO III.

Dictadura De Bolívar. 1824—1827.

Capitulo I. Campaña libertadora. 1824. 241.,
Capitulo II. Prolongacion de la dictadu-
ra. 1825—1826 289.

Capitulo III. Presidencia vitalicia. 1826
—1827 340.

[ocr errors][merged small]
« AnteriorContinuar »